INDICE

La era de la des-información

13 Abril 2018

La información es uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad. Resulta básica para ejercer nuestros derechos como personas, imprescindible para vivir en libertad y condición sine qua non de un sistema político democrático. ¿Pero qué está ocurriendo con la información en un mundo globalizado y tecnificado? ¿Cómo puede influir en una provincia periférica un fenómeno como la crisis de la prensa tradicional y la aceleración creciente de las redes sociales y de los medios digitales?

En los últimos años hemos asistido a una verdadera explosión en la frecuencia y la forma de comunicarnos y expresarnos, y la zona cero de esa conflagración se ha situado en las redes sociales. Este fenómeno de alcance global realmente ha cambiado la forma en la que el ser humano —y de forma más agravada cuanto más joven es el individuo— está interactuando con otros congéneres. Más sensible y grave ha sido el cambio en el modo en el que el ciudadano se informa de la actualidad diaria de su entorno o del resto del mundo.

La información es uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad. Básica para ejercer nuestros derechos, imprescindible para vivir en libertad y condición sine qua non de un sistema político democrático. Como todo pilar, como toda base, ha de estar bien conformada, ha de estar libre de impurezas y cimentada sobre la profesionalidad y el rigor de quienes la editan y divulgan, periodistas y empresas editoras.

Desde un punto de vista etimológico, información es un conjunto de datos, de cuya calidad nada sabemos, pero también es la acción y efecto de informar, que es dar cuenta de algo y, según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), fundamental, y aquí sí tenemos algo que ya nos habla de la calidad que ha de ser intrínseca a una información: datos fundamentados.

Es por ello, que no todo lo que se comunica es información. Y con la inundación de comunicaciones que las redes sociales provocan a diario, la información (el agua potable) es cada vez más escasa en términos relativos.

Aun no habiendo una medición exacta y ni siquiera contrastable, los datos que circulan por las redes no cumplen en una abrumadora mayoría con los requisitos exigibles a una información de calidad.

Son sobre todo opiniones no fundamentadas, creencias irracionales, datos inútiles, y, en muchos casos de mayor gravedad, son desinformaciones. De estas excrecencias se originan los bulos, los mantras falsarios y algunas “certezas” absolutamente inciertas que sirven para apoyar o denigrar movimientos sociales, personas físicas o jurídicas. A veces pueden ser inocuos y centenarios como que “la masturbación causa ceguera”, o los ya eternos 500.000 romeros de la Virgen de la Cabeza, que no llegan ni al 10% de esa cifra. A veces infunden miedos absurdos contra ciertos medicamentos o productos alimenticios y, al contrario, también nos han intentado colar las bondades de otros productos o promocionado “películas” con supuestos vídeos reales de hechos paranormales. Pero, en otras ocasiones, el bulo tiene la malvada finalidad de cambiar el parecer de la sociedad sobre determinados temas de gran importancia como la inmigración o el futuro socioeconómico de una nación. El bulo del gasto en servicios sociales que los inmigrantes ocasionan o los datos falsos sobre lo que supone para las arcas públicas británicas la Unión Europea han llevado al surgimiento de partidos políticos xenófobos por toda Europa y a que el Brexit saliera adelante. En nuestro país también vemos que el principio de solidaridad sobre el que se basó nuestro sistema de gobierno se intenta resquebrajar con mensajes envenenados como que los hospitales y colegios andaluces los pagan los madrileños o que los parados de nuestro medio rural se pasan la jornada en el bar.

Pero esos datos mal dados y con evidentes finalidades disruptivas, son solo la munición. El arma humeante sería el canal, Facebook, Twitter o los medios tradicionales que han dejado de lado su objetivo de servir a la sociedad. Quien dispara sería el emisor, el desinformador, en nuestro caso, el que quiere contaminar e influir en la sociedad para llevarla a su huerto. Y no podemos olvidar que en este nuevo escenario la víctima, el destinatario del mensaje, tiene dos responsabilidades, a saber.

Por un lado, ha de evitar ponerse en la línea de tiro de la desinformación que quieren venderle. Para ello tiene a su disposición cientos de fuentes fiables de información, a la misma distancia en clicks que las perversas fuentes de desinformación. Y eso es así porque la libertad que aún disfrutamos para publicar y para acceder a información está vigente y más viva que nunca, pues si antes teníamos pocos medios de comunicación a los que acudir, hoy son cientos.

Por otro lado, no puede la víctima convertirse en verdugo redistribuyendo el veneno en su entorno y haciéndose eco de los bulos, mantras y estulticias que recibe permanentemente sin filtrar ni tan solo reflexionar sobre lo que está leyendo, viendo u oyendo, y sobre quién lo está emitiendo.

Si esto de atribuir responsabilidades al consumidor de información es pedir demasiado para un simple ciudadano piénsese que la libertad y la democracia se ganan y se mantienen con mucho esfuerzo de la sociedad y de cada uno de sus integrantes. Si no se acepta el sacrificio es que no se merece el premio.

En el ámbito local, a ras de suelo, donde la política, los servicios sociales, la justicia y también los medios de información se hacen desde la cercanía de personas a las que conocemos y con las que convivimos a diario, el efecto devastador de la desinformación es más difícil que se produzca, pero es cierto que cuando lo hace es más perdurable en el tiempo. Los medios de información locales, los que realmente están cerca de la noticia cada día, están más expuestos ante manipulaciones y mentiras ya que los datos que tratan son accesibles por su cercanía a una parte importante de su audiencia. Si caen en la trampa rápidamente se les identifica. Deberían por ello ser fuentes de información sólidas y estables.

El mayor pecado que cometen es obviar información por la presión impuesta, por terceros o autoimpuesta, de no tratar temas delicados que pueden levantar ampollas entre responsables públicos, empresas o incluso entre una ciudadanía que está contaminada de falsos mantras. Buen ejemplo de esto último es lo poco que se ha tratado en las últimas décadas todo lo relacionado con el pésimo trato dado al aceite por quien lo produce, y en esto se incluirían las prácticas nefastas de cura y tratamiento de árbol y fruto, las pésimas condiciones de almacenamiento, las nulas capacidades comerciales, las irracionales conductas de los consejos rectores de las cooperativas. Todo ello escudado en el mito de que en Jaén somos los que más sabemos de aceite del mundo. Y, por supuesto, un tema que en cualquier lugar del hemisferio occidental sería portada continuamente, es el tranvía de Jaén. Ejemplo de estulticia institucional y de amnesia social que nos pone en la lista de barbaridades cometidas en los prolegómenos de la crisis. La falta de debate y de reivindicación por parte de la sociedad jiennense es un síntoma de cuánto carecemos para poder definirnos como una sociedad democrática, informada y desarrollada.

Todo lo explicado arriba se está ahora resumiendo en un concepto de nuevo cuño, “la posverdad”, donde los hechos ya no importan y solo cuenta lo que se percibe, aunque sea evidentemente mentira, y donde el debate se reduce al insulto en redes sociales. Es ahora cuando la información, quienes la realizan y la emiten y los que la reciben, han de cumplir con unos estrictos requisitos. Y por resumir pongamos solo dos: honestidad y responsabilidad. Así evitaremos la inundación que nos mata de sed.

Administrador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Política de Privacidad

Asociación PROA Plataforma 8.20 de Empresarios y Profesional (en adelante PROA JAÉN), se compromete a garantizar la seguridad y confidencialidad de los datos de carácter personal facilitados por sus clientes y usuarios de acuerdo con las leyes de protección de datos y privacidad.


Te aconsejamos que dediques unos minutos a leer esta Política de Privacidad y que lo hagas cada vez que visites nuestra página Web, para ayudarte a entender cómo recopilamos, empleamos, tratamos y protegemos tus datos personales.

 

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?
 

Todos los datos que nos facilites se incorporarán a un fichero creado y mantenido bajo la responsabilidad de PROA JAÉN, con domicilio en Mengíbar (Jaén), Calle Sierra Morena, S/N 11, Edificio Tecnológico de Servicios Avanzados, Módulo 1 GEOLIT (Buzón 33) y NIF G-23.733.397. Puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 639 139 836 o por correo electrónico escribiendo a info@proajaen.org

 

También puedes contactar con el Delegado de Protección de Datos por correo electrónico escribiendo a la dirección info@proajaen.org

 

Recopilación de datos de carácter personal
 

Puede que recopilemos datos, incluida información de carácter personal tales como tu nombre, dirección, dirección de correo electrónico, número de teléfono, información de inicio de sesión, preferencias de marketing, información de cuentas de redes sociales o datos bancarios. cuando:

  • Te registres en nuestra página Web
  • Navegues por nuestra página Web
  • Interactúes con nosotros en Redes Sociales, blogs, etc.
  • Contactes con nosotros por medios tales como teléfono, correo electrónico, correo postal, fax o página Web

 

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?
 

Usamos sus datos para:

  • Responder a tus preguntas
  • Enviarte encuestas con el objetivo de evaluar, mantener y mejorar nuestros productos y servicios y así poder mejor tu experiencia como cliente
  • Enviarte publicidad de nuestros productos o servicios o de productos o servicios relacionados con los que ya nos has solicitado

 

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?
 

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

 

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?
 

A través de nuestra web puedes estar proporcionado datos de carácter personal que pasarán a formar parte de un fichero bajo la responsabilidad de PROA JAÉN. La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos.

 

¿Comunicaremos tus datos a terceros?
 

A menos que así lo exija la legislación aplicable, no facilitaremos tu información a terceras partes sin tu permiso.

 

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?
 

La política de privacidad de PROA JAÉN, te asegura, en todo caso, el ejercicio de tus derechos en los términos establecidos en la legislación vigente. Puedes hacerlo dirigiendo un escrito a PROA JAÉN, Calle Sierra Morena, S/N 11, Edificio Tecnológico de Servicios Avanzados, Módulo 1 GEOLIT (Buzón 33), Mengíbar (Jaén), o bien enviando un correo electrónico a info@proajaen.org

 

Concretamente, cualquier persona tiene derecho a:

  • A saber si estamos tratando sus datos o no, cómo los estamos tratando y a tener acceso a los mismos
  • A solicitar la rectificación de sus datos si son inexactos o incluso la supresión de sus datos si ya no son necesarios para los fines para los que fueron recogidos o si no retira el consentimiento otorgado
  • A oponerse al tratamiento de sus datos
  • En algunos supuestos, a solicitar la limitación del tratamiento de sus datos, en cuyo caso sólo los conservaremos de acuerdo con la normativa vigente
  • A disponer de los datos que haya facilitado electrónicamente, en un formato estructurado, de uso común o lectura mecánica. Si lo prefiere, que se envíen esos datos a otra empresa (si es técnicamente posible)
  • A presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si cree que no se le ha atendido correctamente
  • A revocar el consentimiento para cualquier tratamiento para el que hayas consentido, en cualquier momento

 

Si modificas algún dato, te agradecemos que nos lo comuniques para mantenerlos actualizados.

 

¿Cómo hemos obtenido tus datos?
 

Toda la información personal que tenemos nos la has facilitado presencialmente, a través del formulario de contacto, a través de nuestra página Web o por correo electrónico. Solo en casos excepcionales completaremos la información que nos facilitas con fuentes públicas.

 

Los datos de carácter personal que tratamos son principalmente datos de identificación y contacto tales como, nombre, dirección, dirección de correo electrónico, número de teléfono; datos relativos a preferencias de marketing, y en caso de contratación de algún servicio, datos bancarios.

 

No se tratan datos especialmente protegidos.

 

Nuestro compromiso en materia de privacidad

Para garantizar la seguridad de tus datos de carácter personal, comunicamos nuestras directrices en materia de privacidad y seguridad a todos nuestros empleados y adoptamos las medidas correspondientes para proteger la privacidad dentro de la empresa.

 

Mantenimiento de la Política de Privacidad

PROA JAÉN se reserva el derecho a enmendar o modificar esta Política de Privacidad en cualquier momento y/o en respuesta a los cambios que afecten a la legislación aplicable en materia de privacidad y protección de datos.


Si por cualquier causa decidiéramos utilizar la información personal e identificable de manera diferente a la establecida hasta ahora, te lo notificaríamos vía correo electrónico. Tendrás la posibilidad de autorizarnos o no, a utilizar esta información de manera diferente. Utilizaremos la información de acuerdo con la política de privacidad bajo la que recogimos la información.

 

Cookies y otras tecnologías

Al navegar por nuestra página Web, podremos recabar cierta información como, versión del navegador, dirección IP, sistema operativo, proveedor de internet, número de accesos, fecha/hora, etc. Recopilamos estos datos con la intención de administrar nuestra Web, así como para conocer la conducta de nuestros clientes y poder personalizar los productos y/o servicios que ofrecer a los mismos. Todos los datos que de alguna manera puedan servir para identificarte y que, por tanto, se consideren datos de carácter personal, serán tratados como tales por PROA JAÉN.

En algunos de nuestros mensajes de correo electrónico podremos utilizar un enlace personalizado, vinculado a la Web de PROA JAÉN. Al hacer clic en alguno de estos enlaces, el cliente pasa directamente a la página de destino dentro de nuestra Web. En este sentido podremos hacer un seguimiento en nuestra Web de los clics recibidos, para determinar los intereses sobre temas específicos y valorar la eficacia de nuestras comunicaciones a clientes. Si no quieres que realicemos ese seguimiento, no hagas clic en los vínculos textuales o gráficos incluidos en los mensajes de correo electrónico.

Los pixel tags nos permiten enviar mensajes de correo electrónico en un formato legible por los clientes y saber si el mensaje ha sido abierto. Podremos utilizar estos datos para reducir o eliminar los mensajes enviados a clientes. Para obtener más información le recomendamos que revise nuestra política de cookies.

 

Competencia Jurisdiccional

Las partes se someten, a su elección, para la resolución de los conflictos y con renuncia a cualquier otro fuero, a los juzgados y tribunales del domicilio de la ciudad de Jaén.

 

Fecha de Publicación: 24/05/2018

Fecha entrada en vigor: 24/05/2018

Tus datos se incorporarán a un fichero responsabilidad de Asociación 8.20 de Empresarios y Profesionales PROA (en adelante PROA JAÉN), domiciliada en Mengíbar (Jaén), Calle Sierra Morena, S/N 11, Edificio Tecnológico de Servicios Avanzados, Módulo 1 GEOLIT (Buzón 33) y NIF G-23.733.397. Puedes contactar con la empresa en esa dirección postal, por teléfono en el número 639 139 836 y por correo electrónico escribiendo a info@proajaen.org

En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono).  Los datos proporcionados se conservarán mientras no nos digas lo contrario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Estos datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en PROA JAÉN estamos tratando tus datos personales y por tanto tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

© Copyright 2021 | Política de privacidad | Cookies | Desarrollo web: Software DELSOL

InicioContacto
Ajustes de privacidad

Decide qué cookies quieres permitir.

Puedes cambiar estos ajustes en cualquier momento. Sin embargo, esto puede hacer que algunas funciones dejen de estar disponibles.

Esta web permitirá cookies de:
Guardar su configuración de cookies
Esta web no permitirá cookies de: